Barcelona te ofrece donde elegir si quieres un hogar donde puedas combinar de exclusividad, seguridad, comodidades, calidad de vida, privacidad y espacios amplios para satisfacer tus necesidades y expectativas de un estilo de vida que incluyan la exclusividad, el prestigio y… no seas modesto, también el lujo. Si eres de los que aprecias el buen Caviar -el de siempre, ¿Sabes? -, por aquí lo encontrarás.

Pedralbes:
Elegante, sofisticado y con un toque de jardín inglés bien cuidado donde cada detalle importa y… se paga por ello porque se valora. ¿Valoras lo prestigioso? Pedralbes entra en el bombo para el sorteo de ‘tu zona’.
Es que te va a tocar Pedralbes, si el tamaño te importa (hablando de tu vivienda -¡Y de sus anejos también!-), no te gusta que sepan de tu vida privada más de lo que tú quieras y la seguridad para los tuyos no se puede negociar.
Recogerás el premio respirando aire fresco de camino al Club (conocido mundialmente), caminando seguro entre espacios verdes, parques y calles limpias.

Bonanova:
Es el lugar donde puedes ser tú mismo, rodeado de personas que comparten tu aprecio por las cosas buenas para tu familia como viviendas con espacios amplios, escuelas y centros médicos de nivel y la convivencia conveniente, sin perder de vista las buenas comunicaciones porque te mueves (más de lo que te gustaría). Además, mientras te mueves por el barrio -sí, he dicho barrio- hay comercios y servicios que te demuestran que la exclusividad no tiene por qué quedarse el anonimato.

Tres Torres:
¿Qué hace que Tres Torres sea tan especial? Aparte del nombre pegadizo, aquí encontrarás una mezcla única de comodidad y emoción. Desde los mejores cafés hasta las tiendas más chic, Tres Torres tiene ese encanto que te hace sentir como en casa, pero con un toque de elegancia.
Cada uno en su casa y Dios en la de todos, pero si tú y tu mascota disfrutáis paseando por las calles arboladas e interactuando con los mismos vecinos de siempre, no te lo puedes perder. Tampoco os perdáis acercarse al entorno del Mercado cuando no hierve de apacible actividad. A las fiestas de Tres Torres pueden darte más que una sorpresa y mucho que hablar…

Sant Gervasi:
Las calles tienen ese aire de elegancia tranquila y las cafeterías están llenas de conversaciones sofisticadas (y tal vez algún que otro gato con una sonrisa discreta pero amistosa). Este rincón de la Zona Alta de Barcelona mantiene ese toque aristocrático que no puede comprar el dinero. Aquí encontrarás una mezcla interesante de historia y modernidad, desde antiguas mansiones hasta edificios más contemporáneos. Mantiene ese encanto que te hace sentir como si estuvieras en una película de época, pero con Wi-Fi gratis.

Galvany:
El bullicio de la ciudad se mezcla con la elegancia clásica, las calles apacibles con más transitadas, los edificios clásicos con los actuales crean una grata ambivalencia que es difícil encontrar por encima de la Diagonal.
Un sentimiento que abdujo a muchos que llegaron para establecerse después de haber empezado el éxito en sus carreras. Otros, simplemente, no han encontrado otra posibilidad para mudarse de esos entornos: ¡Qué difícil salir de ahí cuando ningún otro lugar te ofrece estar tan confortable, cerca ‘de todo’ y en la ciudad!

Sarrià: sarrienc en varios idiomas
Con sus entornos de remarcado sabor a pueblo bien exquisitamente cuidado, puedes paladear una integración exquisita entre los ‘Sarrisencs’ autóctonos desde generaciones y extranjeros que también se definen así, aunque delaten pronunciarlo que vienen de Italia, Francia, Alemania…¡Algunos saben más sobre la historia de Sarrià que los propios lugareños! Y es porque están tan orgullosos de su integración como de los Colegios con prestigio y derivadas internacionales en los que educan a su prole. La educación y el respeto mutuo lo han facilitado…
Sarrià es un plato donde puedes degustar la tranquilidad de un pueblo con sin perder de vista lo mejor de la diversidad cultural, estando en la ciudad.

Vallvidrera:
Dispone una serie de áreas residenciales de lo más exclusivo de la zona alta de Barcelona. Y hablamos literalmente de ‘zona alta’: Vallvidrera. Ubicada en un entorno sereno y privado tras dejar ‘abajo’ el bullicio, está en la misma frontera entre la gran ciudad y la montaña del Parc de Collserola. Aquí es más fácil que te atropelle un jabalí que un coche…
Con fácil acceso a una estación de ferrocarriles (FGC), esta ubicación combina lo mejor de ambos mundos: la tranquilidad de la naturaleza y la proximidad a la ciudad.

Edu Báguena